Usted está aquí

La escultura de San Antonio de Zaragoza

Talla de madera de San Antonio de Padua y el niño Jesús pegado a su cara en la Iglesia de San Antonio de Padua de Zaragoza

Esta imagen de San Antonio de Padua se venera en la entrada a la portería de la popular iglesia de los italianos de Zaragoza, dedicada a este gran Santo, en el barrio de Torrero.

Es una talla de madera de ciprés, de 0´90 cm de alto por 0¨25 cm de ancho. Aparece en ella san Antonio con su vestido franciscano, llevando en su brazo izquierdo la imagen del Niño Jesús, pegado a su cara, y al mismo tiempo, extiende al público el brazo derecho, en una actitud de dar a todos, pero especialmente a los pobres, un pequeño pan. 

La imagen  es muy venerada por los numerosos pobres que ponen sus ojos en este santo que tanto defendió y apoyó en su vida a los necesitados, como dice su popular Responsorio: “Los pobres van remediados, cuéntelo los socorridos”… Los pobres agradecen el sencillo “pan de san Antonio” que reciben en la portería, llenando de besos esta preciosa imagen del santo.

El escultor supo plasmar en esta talla los dos rasgos más esenciales de la vida de San Antonio: Su amor a Jesucristo y su amor a los pobres.

Fueron inseparables para él y tienen que serlo para todos los cristianos. No se puede de verdad amar a Dios sin amar a los demás. Por eso, predicaba san Antonio en uno de sus sermones:

  • "El cielo sea para ti el pobre. Deposita en él tu tesoro para que tu corazón  esté allí siempre".
  • "En vano extiende sus manos para pedir perdón a Dios, quien no las extiende para ayudar al pobre".

 En este 13 de Junio, fiesta de San Antonio, recordaremos este mensaje que nos da a todos sus devotos.