Usted está aquí

Visita a los “monumentos”

Monumentos para ver en Semana Santa

Esta “visita a los monumentos” es una práctica piadosa, con gran tradición en cualquier rincón de España. En los pueblos pequeños, la tradición, que conlleva cinco (5) visitas al Santísimo Sacramento, recogido en el monumento religioso especialmente preparado para ello, se repite la visita en la misma iglesia, entrando y saliendo, otras tantas veces.

En poblaciones mayores, en las que existen varias iglesias – la Parroquia, algún convento o ermita, se hacen las visitas en todas ellas.

La Iglesia preocupada por el bien de nuestras almas, consciente del valor de la Comunión de los santos, concede Indulgencia parcial (remisión parcial de la pena que debemos por nuestros pecados ya perdonados) cuando realizamos las visitas al Santísimo Sacramento y cuando rezamos una comunión espiritual.

Cada día pueden ganarse muchas indulgencias parciales; para conseguirlas basta con cumplir tres condiciones: estar en gracia de Dios, realizar las obras (en este caso la visita) que la Iglesia premia con esa indulgencia, y tener intención al menos general de ganar la indulgencia.

Vía Crucis

El rezo del Vía Crucis es otra práctica religiosa habitual durante la Cuaresma; son muchas las parroquias que organizan su rezo, en Cuaresma, bien a diario o los viernes.

Es una práctica que nos permite recordar y meditar sobre los sufrimientos, que, para nuestra redención, sufrió Jesucristo, en su Pasión y Muerte de Cruz. Si no puedes acudir a la iglesia puedes rezarlo en casa.

El rezo del Vía Crucis, recorriendo las catorce estaciones erigidas, meditando la Pasión del Señor, tiene concedida Indulgencia Plenaria.