Usted está aquí

Un Centenario, que debe repercutir en nuestras vidas

Escritor

Ahora bien, todos debemos tratar de que este acto sirva para hacernos reflexionar a todos de lo importante que es para nuestras vidas, el que el Sagrado Corazón reine en ellas y en nuestras familias. ¿Cómo hacerlo?

Son muchos los monumentos al Sagrado Corazón distribuidos por toda la geografía española; y donde no hay un monumento, hay una imagen en la fachada o dentro de la iglesia del pueblo o de las parroquias de las grandes poblaciones.

Acto de Consagración al Sagrado Corazón de Jesús

“Rendido a éstos, tus pies, buen Jesús mío, considerando las incontables muestras de amor que me has dado, y las sublimes lecciones que me enseña como amigo, tu queridísimo Corazón, te pido humildemente la gracia de conocerte, amarte y servirte como fiel discípulo que quiere hacerse digno de las gracias y bendiciones, que generoso concedes a los que de verdad te conocen, aman y sirven.

“Recuerda que soy muy pobre, buen Jesús mío, y necesito de Ti, como el mendigo de la limosna, que el rico le vaya a dar. Recuerda que soy muy torpe, Tú que eres mi Maestro y necesito de tus sencillas enseñanzas para darme luz y guía en mi ignorancia. Recuerda que soy muy débil, Tú que eres poderoso refugio de los débiles, y como caigo a cada paso, necesito apoyarme en Ti para no recaer. Sé todo para mí, Sagrado Corazón: socorro de mi miseria, luz de mis ojos, soporte de mis pasos, remedio de mis males, auxilio en todas mis necesidades.

“De Ti lo espera todo mi pobre corazón. Tú lo alentaste e invitaste, cuando dijiste, repetidas veces, en el Evangelio: “Vengan a Mí”, “aprendan de Mí”, “pidan”, “llamen”. A las puertas de tu Corazón, vengo pues, llamo, pido, y espero. Del mío te hago, mi Señor, firme y decidida entrega. Tómalo Tú, y dame a cambio, lo que sabes que me ha de hacer bueno en la tierra y dichoso en la eternidad. Amén.”