Usted está aquí

Rezo del Rosario en familia

La Vírgen del Rosario. Rezo del Rosario en familia

Esta es una práctica piadosa que hay que promover y, si es posible, rezarla en familia.

A las gracias personales, que recibimos con el rezo del Rosario hay que añadir las indulgencias que la Iglesia nos concede en determinadas ocasiones. En el Manual de Indulgencias (Enchiridion Indulgentiarum) de la Penitenciaría Apostólica del Vaticano, se indica que se concede Indulgencia Plenaria al fiel que “recite devotamente el Rosario mariano en una iglesia u oratorio, o en familia, en una comunidad religiosa, en una reunión de fieles y en general, cuando varios se reúnen para un fin honesto”.

Asimismo, se otorga cuando el fiel “se una devotamente a la recitación de esa misma devoción cuando es hecha por el Sumo Pontífice y es difundida por medio de un instrumento  televisivo o radiofónico. En otras circunstancias la indulgencia será parcial”.

Más adelante puntualiza que en cuanto a la indulgencia plenaria por el rezo del Santo Rosario, “basta sólo la recitación de una tercera parte del mismo; pero las cinco decenas deben recitarse seguidas”.

Como se sabe la Indulgencia Plenaria se puede ganar una vez al día (excepto en peligro de muerte). Para obtenerla la Iglesia manda: confesarse y comulgar dentro de los quince antes o después de haberla ganado y rezar por las intenciones del Papa. Si se desea, la indulgencia se puede ganar para un difunto. Esto último es muy importante, ya que inmediatamente sería liberado del Purgatorio si se encuentra en él. Si no necesita la Indulgencia Plenaria, la misma, por la Comunión de los santos, sería aplicada a un alma que la necesitara.

Tenemos que estar agradecidos y ser fieles a Dios y a su Iglesia, presente en la tierra en la persona del Papa y de la jerarquía eclesiástica, que velan por nosotros.