Usted está aquí

El control de la educación

Escritor

Los niños precisan nuestra protección y son sujetos del derecho a que el Estado financie los centros de enseñanza, sin vulnerar el deber parental de controlar los criterios morales y/o éticos, fundamentales para la adecuada formación y desarrollo de su personalidad.

El ya famoso Pin Parental es una política educativa que permite, en las Comunidades donde está siendo implantada, que los padres puedan decidir si sus hijos acceden a ciertos contenidos educativos, en particular los relacionados con cuestiones relativas a la Ideología de Género. No es una moda, ni es una reivindicación ideológica. Es, en mi opinión, el ejercicio del derecho y el deber de los padres a impedir que en los colegios se les adoctrine con afirmaciones contrarias a la realidad biológica y opiniones discutibles sobre ética sexual o se promuevan prácticas que supongan un riesgo en su proceso evolutivo.

Bien está exigir respeto a todas las personas de cualquier edad que sean diferentes por sexo, raza, religión, cultura, gustos o gestos y cosa muy distinta transmitir a los niños unos mensajes erróneos y perturbadores sobre su propia identidad.

Un ejemplo de mensaje erróneo es la expresión “cambio de sexo” que podemos leer en cualquier sitio, pero que es falsa, porque no se puede cambiar el sexo. Una niña tiene en todas sus células los cromosomas del sexo femenino XX, mientras que un niño los tiene XY y aunque les sometan a tratamientos hormonales y quirúrgicos, un niño nunca podrá ser madre y una niña nunca podrá ser padre, por lo cual, si se realizan esas prácticas, no cambiarán su sexo, sino su “género”, entendiendo por tal un cambio de características visibles.

Hay escandalosas anécdotas e incluso programas oficiales en diversas Comunidades Autónomas, en las que se ha llegado a invitar como asesores a personajes ajenos a la profesión docente, representativos de las diversas opciones de vida sexual, lo cual excede, en mi opinión, el ámbito educativo que corresponde a un centro de enseñanza.

En las Jornadas de Católicos y Vida Pública que se celebrarán los días 27 y 28 de Marzo en Bilbao, quienes puedan asistir, tendrán la oportunidad de conocer mejor este tema.