Usted está aquí

Camino, verdad y vida

Escritor

 Él es la respuesta a las preguntas importantes. Lo contrario del Camino es la confusión en un mundo de tinieblas o un mundo plagado de luces falsas, que anuncian solo las tentaciones del materialismo, en un laberinto sin salida.

Lo contrario de la Verdad es el relativismo, esa tentación diabólica que pretende debilitar nuestra Fe para hacernos creer que estamos solos, que Dios no es nuestro Padre y que no se hizo hombre para enseñarnos a amarle y amar a nuestro prójimo.

Lo contrario de la Vida, es la muerte y la peor muerte sería una ruina espiritual, un egoísmo que nos impidiera alcanzar la Vida Eterna, en el encuentro con Dios.

Esa triada de materialismo, relativismo y egoísmo, puede alejarnos de Cristo y por consiguiente del Camino, la Verdad y la Vida que nos conduce al Cielo.

Si analizamos la historia del mundo, podemos encontrar épocas terribles en cuanto a tribulaciones materiales, guerras y muerte de millones de personas, lo cual puede hacernos creer que somos afortunados, pero nos engañaríamos si no prestáramos atención a los signos de confusión, mentira y muerte espiritual de nuestro tiempo, en el que se pretende sustituir la Palabra de Cristo por las consignas de los políticos, el amor al prójimo por los falsos derechos al descarte de seres humanos no queridos y la admiración de las maravillas del Universo, por teorías que pretenden hacernos creer que el mundo se hizo a sí mismo y que el hombre es capaz de transformarlo, destruirlo o salvarlo.

Gracias a los poderosos medios de comunicación, hoy existe el peligro de que quien los controle pueda manipular y pervertir la Fe de muchos. Por ello es más necesario que nunca, depositar nuestra confianza en Cristo y acogernos a la protección de Su Santísima Madre para que no nos engañen los falsos profetas del materialismo, el relativismo y el egoísmo.