Usted está aquí

San Malaquías, Profeta – 14 de Enero

San Malaquías, Profeta – 14 de Enero

San Malaquías fue el arzobispo irlandés reconocido por los miembros de la Iglesia por su habilidad para leer el futuro, quien fue canonizado hace más de 800 años. Se dijo que San Malaquías había tenido una visión durante un viaje a Roma alrededor del año 1139, sobre los últimos 112 papas antes del Juicio Final, cuando según la Biblia, Dios separa los buenos de los malos en el fin de los tiempos. A cada Papa le puso un “lema”, y en 800 años se han cumplido muy bien:

• Así, el número 1 era “Ex Castro Tiberis”: ¨de un Castillo del Tíber”, y correspondió al Papa Celestino II que había nacido en la ciudad de Castillo sobre el río Tíber. • El lema del número 2 era “Inimicus Expulsus” (“Expulsador de Enemigos”), que correspondió al Papa Lucio II, y su nombre de familia era “Caccianemici” que significa “Expulsador de Enemigos”.

• El número 35, “De Suttore Osseo” (Del Remendón de Ossa), el Papa Juan XII (1316-24), que era hijo de un zapatero remendón nacido en Ossa.

• Así se han ido cumpliendo los “lemas” con increíble exactitud… en los ultimos tiempos:

• El Papa número 106, “Pastor Angélicus” correspondió a Pío XII, que tenía en su escudo un Angel, y es considerado como el más angélico de todos los Papas. • El número 107, “Pastor et Nauta” (“Pastor y Navegante”), correspondió a Juan XXIII, cuyo tema preferido era el “Buen Pastor”, y nació en Venecia, la ciudad entre las aguas.

• El número 108, “Flos Florum” (“Flor de las Flores”), Pablo VI, que tiene en su escudo de armas el “lirio”, la “flor de las flores”. • El número 109, “De Mediate Luna” (“De la Media Luna”), Juan Pablo I, que fue elegido en una Media Luna y falleció en la siguiente Media Luna.

• El Papa Juan Pablo II, número 110, fue descrito en la profecía como “de labore solis,” o “de la labor del sol.” Para entender la predicción sobre el ya fallecido Juan Pablo II que dice De labore solis (sobre la tribulación del sol), interesa el significado de la palabra sol. Como la profecía menciona otra vez esta palabra, sin duda con el sentido de Iglesia, se desprende que el vaticinio se refiere a una tribulación de la Iglesia. Pero labor solis también designa en latín la caída del sol. Por consiguiente puede aludirse allí una caída u ocultamiento de la Iglesia. De hecho estaría bien caracterizada con eso la época de Juan Pablo II, pues bajo él la destrucción de la Fe, la decadencia de la Iglesia católica y su desplazamiento por una contra-iglesia la iglesia romano-ecumenista-avanzó a pasos de gigante y de la Iglesia Católica visible quedó apenas si una fachada y de los fieles un pequeño resto.

Un día después de su asunción organizó Ratzinger un “gran encuentro ecuménico”, como él dice. Tuvo lugar en una audiencia a dirigentes religiosos y eclesiásticos a quienes explicó: “Les aseguro que de aquí en más la Iglesia quiere construir puentes de amistad hacia los partidarios de todas las religiones, para buscar el verdadero bien de cada persona y de la sociedad, como un todo” (Süddetsche Zeitung del 26/4). Como su predecesor, dejó claro así que no quiere seguir la imperiosa exigencia del apóstol Pablo en Corintios II, 6, 14-16. Allí se dice: “No os juntéis bajo un mismo yugo con los infieles. ¿Pues qué participación hay entre la justicia y la impiedad? ¿O qué tiene en común la luz con las tinieblas? ¿Y qué armonía hay entre Cristo y Belial? ¿De qué participa el creyente con el incrédulo? ¿En qué se conforman el templo de Dios con el de los ídolos? Porque nosotros somos templos de Dios vivo.”

De la profecía de Malaquías debe extraerse una reflexión más, que también apunta a la negación de la verdad por la nueva Roma. Gloria olivae es el último papa en esta lista antes de los acontecimientos finales. Después de mencionarlo, la profecía concluye: En la última persecución (la mayor) de la santa Iglesia romana, Pedro, un romano, la regirá. Apacentará las ovejas en medio de muchas tribulaciones. Luego la ciudad de las siete colinas será destruida y el juez temible regirá a su pueblo.” Ciudad de siete colinas alude a Roma y así también a la prostituta romana descripta por el Apocalipsis (17, 3-18) Por su aniquilación habrá gran júbilo en el cielo (19, 1-3).

V Í D E O

La Profecía de San Malaquías de los Papas y Antipapas

El Tercer Secreto de Fátima

Según San Malaquías, el reclamante final al papado en la historia de la humanidad es descrito como “Petrus Romanus” – Pedro el Romano.

San Malaquías dice sobre el último reclamante que:

“In persecutione extrema S.R.E. sedebit Petrus Romanus, qui pascet oves in multis tribulationibus: quibus transactis civitas septicollis diruetur, & judex tremendus judicabit populum suum. Finis”. “En la última persecución de la Santa Iglesia Romana, se sentará Pedro el Romano, quien alimentará a la grey en muchas tribulaciones: y cuando estas cosas hayan terminado, la ciudad de las siete colinas [Roma] será destruida y el Juez terrible juzgará a su pueblo. Fin”. Si la profecía de San Malaquías es correcta, el Antipapa Francisco será la última persona en la historia que reclamará ser el Obispo de Roma. Recuerde que San Malaquías predijo a los papas y antipapas, cualquiera que reclame ser el Obispo de Roma. La razón por la que San Malaquías lo llama Pedro el Romano es porque San Pedro, como obispo de Roma y primer Papa, tuvo el nombre de Pedro, y San Malaquías llama al último hombre que reclama ser el Obispo de Roma por el mismo nombre – Pedro. Y como Francisco, según la lista de San Malaquías, es el reclamante final a la Sede Romana antes de la destrucción de Roma, él lo llama Pedro el Romano.

V Í D E O