Usted está aquí

Fiestas muy importantes

Corpus Christi (15 - Jueves), Sagrado Corazón de Jesús (23 - Viernes), Inmaculado Corazón de María (24 - Sábado), San Pedro y San Pablo (29 - Jueves) y San Antonio de Padua (13 -Martes).

Al repasar el calendario litúrgico del mes de Junio, uno se queda asombrado del número de grandes fiestas, que se juntan este año, en este mes. A todas ellas podríamos dedicar páginas y páginas, con su historia y lo que en ellas destaca.

• CORPUS CHRISTI, la confirmación y celebración de la presencia real de Jesucristo en el Santísimo Sacramento del altar; presencia que tanto nos ayuda y fortalece, cuando dedicamos un rato a visitarle y adorarle.
• SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, que nos trae a la memoria la práctica de comulgar Nueve Primeros Viernes de Mes seguidos, con la promesa de que quien lo haga no se morirá sin haber recibido los últimos sacramentos.

Consagración al Corazón de Jesús

Señor Jesucristo, arrodillados a tus pies, renovamos la Consagración de nuestra familia a tu Divino Corazón.

Sé, hoy y siempre, nuestro Guía, el Jefe protector de nuestro hogar, el Rey y Centro de nuestros corazones.

Bendice a nuestra familia, nuestra casa, a nuestros vecinos, parientes y amigos.

Ayúdanos a cumplir fielmente nuestros deberes, y participa de nuestras alegrías y angustias, de nuestras esperanzas y dudas, de nuestro trabajo y de nuestras diversiones.

Danos fuerza, Señor, para que carguemos nuestra cruz de cada día y sepamos ofrecer todos nuestros actos, junto con tu sacrificio, al Padre.

Que la justicia, la fraternidad, el perdón y la misericordia estén presentes en nuestro hogar y en nuestras comunidades.

Queremos ser instrumentos de paz y de vida. Que nuestro amor a tu Corazón compense, de alguna manera, la frialdad y la indiferencia, la ingratitud y la falta de amor de quienes no te conocen, te desprecian o rechazan.

Sagrado Corazón de Jesús, tenemos confianza en Ti. Confianza profunda, ilimitada. Amén.
• INMACULADO CORAZÓN DE MARÍA, que en el Centenario de las apariciones de la Virgen María en Fátima, nos recuerda la necesidad de rezar, para repararle por tantas ofensas como recibe, y conseguir la conversión de los pecadores.
• SAN PEDRO Y SAN PABLO, que nos traen a la memoria la Misericordia de Dios, que nos perdona y convierte, a pesar nuestro, no olvidándonos nunca.
• SAN ANTONIO DE PADUA, santo universal y patrono de la Obra de EL PAN DE LOS POBRES, que tanto nos ayuda con su intercesión, tanto para conseguir grandes cosas, como pequeñas necesidades, en nuestra vida diaria.